Quickribbon Seamarazul: Vivir bajo el Mar

Vivir bajo el Mar

Siempre que pensamos en el futuro, miramos hacia el espacio, pero hay una realidad aún más viable, nuestras propias profundidades El futuro no está arriba, sino abajo

El mundo del futuro nos promete muchas cosas: autos voladores, propulsores en la espalda tipo James Bond, paseos por la luna… siempre soñando con artefactos que nos lleven al cielo.

Y con frecuencia olvidamos las profundidades del mar y una de las ilusiones futuristas: un día viviremos sobre o bajo los océanos.

Bien, pues esa fantasía no está lejos de realizarse. La Tierra está cada vez más poblada y contaminada, pero cerca de 225 millones de millas cuadradas que equivalen al 71% de la superficie del planeta no se utilizan.

Algo interesante si consideramos que los mares ofrecen un inmenso espacio habitable, mariscos frescos, diversión y agua desalinizada.

¿La tecnología puede entregarnos esa realidad? Resulta que sí, y que lo hará más pronto de lo que pensamos.

Jaques Cousteau ya lo intentó

Conshelf, el sueño submarino de Cousteau, tenía la intención de albergar ahí a una nueva especie humanaPero antes de explorar lo que el futuro cercano nos depara, recordemos lo que el pasado alguna vez nos prometió:

En la Feria Mundial de 1964, General Motors presentó el modelo de una ciudad a 10,000 pies bajo el agua, con submarinos atómicos recorriendo sus calles y ‘acuacópteros’ extrayendo minerales y petróleo.

Al mismo tiempo, el famoso oceanógrafo Jacques Cousteau construía sus propios sueños marinos.
Su hábitat experimental, llamado Conshelf, estaba edificado 85 pies bajo la superficie oceánica con la intención de albergar a una nueva especie humana (con branquias en lugar de pulmones): el Homo Aquaticus.

Sobra decir que el proyecto no funcionó, los acuanautas del Conshelf se quejaron de la ausencia de luz, falta de privacidad, poco apetito y demasiado helio en el aire.

Y pronto la carrera espacial sustituyó esta fantasía y la imaginación colectiva dirigió su mirada hacia el firmamento.

Medio siglo después, el sueño marino renace. Pero esta vez con señales tangibles y muy viables encarnadas en dos proyectos:

Los hoteles submarinos: una realidad

El Hydropolis, un hotel de 500 mdd y 220 habitaciones, hoy se construye cerca de DubaiEl Hydropolis, un hotel de 500 millones de dólares (mdd) y 220 habitaciones actualmente en construcción en el Golfo Pérsico, cerca de Dubai.

Anunciado como el primer hotel submarino del mundo, el Hydropolis estará a 60 pies bajo el nivel del mar y su tarifa por noche será de 1,500 dólares.

Entre sus instalaciones contará con un sistema de defensa con misiles para prevenir ataques terroristas, un centro comercial y zona de restaurantes y bares.

Y en segundo lugar el Poseidon Mystery Island, un complejo de 200 mdd en la costa de Fiji. Abrirá sus puertas este año y será más pequeño que el Hydropolis pero casi el doble de caro.

Sin embargo, ofrece algo que no encontrarás en Dubai: la experiencia de vivir en uno de los arrecifes de coral más impactantes del mundo.

La concreción de estos dos proyectos está aun pendiente, pues además de los retos arquitectónicos que suponen, aún quedan muchas preguntas sin responder en torno al impacto medioambiental que tendrán estos palacios submarinos.

El Poseidón ya acepta reservaciones, pero los retrasos en la construcción del Hydropolis podrían aplazar su apertura.

Estructuras flotantes, la otra opción

El diseñador holandés Koen Olthuis encabeza esta nueva ingeniería de casas sobre la superficie del marPor otro lado, se espera que la actividad inmobiliaria en la próxima década se acerque mucho al agua, no tanto a las profundidades, pero sí sobre la superficie o adyacente a tierra firme.

De acuerdo a Jeff Davis, autor del blog Waterlog especializado en negocios marítimos, hay una creciente ola de arquitectos que construyen casas flotantes.

Si el calentamiento global eleva el nivel del mar en los próximos 50 años, no hay problema, simplemente hay que rodear las ciudades (como Nueva York) o países (como Holanda) en riesgo con plataformas marinas ancladas en el fondo marino.

El diseñador holandés Koen Olthuis encabeza esta nueva ingeniería. Su firma, Waterstudio, es la primera en dedicarse enteramente a estructuras flotantes –casas, garages, edificios habitacionales- y ha sido contratada por el Príncipe de Dubai para construir una mezquita flotante donde los multimillonarios petroleros puedan rezar en su camino a Hydropolis.

De día bajo el mar, de noche en tierra

El diseño más vanguardista es el Tribolis 65, una mezcla entre un gigantesco yate y una casa flotante, cuyo costo será de 5 mddEl diseño más vanguardista, con todo, es el Tribolis 65 del arquitecto italiano Giancarlo Zema. Con un costo de 5 mdd, el Tribolis es una mezcla de un gigantesco yate y una casa flotante.

Está diseñado para hospedar a seis personas y funcionará con una combinación de energía solar y tanques de hidrógeno.

Cual cangrejo, puedes llevar tu casa mar adentro y volver al embarcadero por la noche.

Estos proyectos no son exactamente lo que General Motors o Jaques Cousteau imaginaron. Pero a medida que el mundo aproveche el mar, las ciudades costeras comenzarán a extenderse con casas y transportes flotantes.

Invertir con inteligencia y tempranamente en estas raras estructuras podría traer estupendas recompensas, como sucedió con las casas flotantes del Sausalito californiano, que hoy valen millones.

via: cnnexpansion

Technorati Tags: habitat,mar.

 

DireWeb.com - El Directorio Web y Buscador Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Creative Commons License TopOfBlogsBuzzear (ES)
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Seamarazul ©Copyright 2007 | Plantilla Blogger | Retocada por Seamarazul