Quickribbon Seamarazul: Mallorca, entre las ocho zonas costeras mas amenazadas

Mallorca, entre las ocho zonas costeras mas amenazadas

ANNA GRAU. NUEVA YORK.

Ya no es sólo el panel intergubernamental de Naciones Unidas para luchar contra el cambio climático; ya no son sólo los científicos o los activistas medioambientales. Ya es la gente del dinero la que cree que ha empezado a correr la cuenta atrás para la destrucción de ocho paraísos turísticos del mundo, entre ellos las costas de la isla de Mallorca. Lo dice la revista Forbes.

La novedad del enfoque de Forbes es que[...] va terriblemente a lo práctico. Para empezar elogia la capacidad del litoral mallorquín de atraer una gran cantidad de turistas y celebridades, a veces hasta un punto excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que hablamos de una isla, es decir, que llega un momento que ni el territorio ni los recursos dan más de sí, no se pueden estirar como un chicle.

Entonces, la intensísima demanda turística, sumada a los efectos del cambio climático, ha producido en Mallorca una escasez crónica de agua que ya obliga a importarla en barco. Un hecho que, por sí mismo, acabará por comprometer seriamente a la industria turística que es la causa del problema: porque no habrá suficiente agua para los turistas y porque esto comportará crecientes tensiones entre los turistas y la población local.

Un diagnóstico parecido se hace para la isla de Phuket, en Tailandia, otro elíseo de alucinantes playas arenosas, pero donde ya conocen la situación de que los hoteles se queden sin agua del grifo en plena temporada alta, y eso que son hoteles muy, muy de lujo.

Amenazas encadenadas

Siguen en este ranking del riesgo las islas del Caribe, otro destino turístico de primera magnitud, así como la sede del 7% de todos los arrecifes de coral del mundo. Allí no solo sobran turistas y falta agua: el científico y conservador marino Mark Spalding habla de una «sinergia de amenazas», donde un problema lleva al otro y al otro: el calentamiento de las aguas blanquea y debilita los corales que protegen muchas especies marinas y también las costas de la erosión, se multiplican las tormentas tropicales, hay menos peces, lo cual lleva a la sobrepesca, etc.

La pesca es la segunda gran preocupación que la revista expresa acerca de las costas del golfo de Maine, un santuario del turismo norteamericano interior, pero también de las langostas más famosas del país. Las alteraciones climáticas pueden dar al traste con las dos industrias, según estudios publicados en Science.

También hay alerta roja para las costas centrales de Chile, donde el cambio climático exaspera la amenaza de una polución galopante. En las costas del noroeste del Pacífico -del centro de Oregón al sur de Canadá- y en el Mar del Norte el agua se está quedando sin oxígeno, la población de peces desciende alarmantemente y ya hay mutaciones que dan peces macho con características femeninas.

Al este de Filipinas la sobreexplotación pesquera está acabando con los manglares que protegían las costas de las tormentas, filtraban las impurezas de las aguas y preservaban la renovación de la fauna marina.

Forbes pone todos estos datos en sazón económica, y la lectura no puede ser más preocupante. Los estadounidenses gastaron sólo en 2006 733.000 millones de dólares (465.000 millones de euros) en turismo playero internacional, siendo España, Italia y México sus destinos favoritos.

El negocio, en peligro

Está claro que peligra no ya el ecosistema amenazado a veces por la avidez de negocio, sino el negocio mismo: se impone un «turismo sostenible», como el comercio justo, para no matar la gallina de los huevos de oro y que los tesoros que atraen visitantes y divisas no desaparezcan en el fondo del mar.

Este sería el punto de acuerdo entre las Naciones Unidas y los empresarios. Brian Mullis, presidente de la organización Turismo Sostenible Internacional, afirma que está en la mano de los mismos usuarios, los turistas, dictar unos hábitos de consumo que obliguen a la industria a adoptar prácticas más eficientes.

La clave es cambiar el chip: respetar el medio ambiente no se debe hacer por altruismo (que también) sino por el más elemental de los egoísmos. En ese sentido empiezan a florecer entidades sin ánimo de lucro que aglutinan países y redes de operadores turísticos para optimizar prácticas y recompensar el turismo «bueno». Hay por ejemplo entidades que orientan al turista responsable hacia aquellos circuitos hoteleros donde la sostenibilidad está más garantizada.

La coincidencia entre la alarma medioambiental y la económica se da sobre todo en aquellos países o comunidades donde la dependencia del turismo es total o por lo menos ha eclipsado casi el resto de actividades. Es la clase de escenario que resulta familiar a los antiguos pobladores de Mallorca.


fuente: ABC

Technorati Tags: mallorca, zonas costeras, amenazadas.

 

DireWeb.com - El Directorio Web y Buscador Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Creative Commons License TopOfBlogsBuzzear (ES)
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Seamarazul ©Copyright 2007 | Plantilla Blogger | Retocada por Seamarazul