Quickribbon Seamarazul: Buceo sector en crecimiento

Buceo sector en crecimiento





Una de las actividades que más auge ha experimentado en nuestro país en los últimos años es el submarinismo.
La Federación Española de Actividades Subacuáticas ya posee 50.000 buceadores federados, a los que hay que sumar las decenas de miles de aficionados que practican esta modalidad sin licencia federativa.
La práctica del submarinismo crece en todo el mundo desde hace una década, pero en países como Estados Unidos, se ha convertido en un auténtico fenómeno: alrededor de seis millones de personas poseen el certificado oficial para bucear con botella de oxígeno.
Si se quiere alcanzar la formación mínima necesaria para hacer las primeras inmersiones no hace falta gastarse mucho dinero ni invertir demasiado tiempo. Los principales requisitos son tener más de 12 años, no sufrir problemas serios en el aparato respiratorio y realizar un breve curso, de sólo seis sesiones, llamado Open Water Diver y que cuesta entre 300 y 350 euros, estando a disposición del público en todas las academias profesionales de buceo de España, incluidas muchas del interior.
Si se supera el cursillo, se obtendrá una licencia básica, algo así como el carné de conducir de los submarinistas, un imperativo legal imprescindible para garantizar la seguridad del aficionado. Una vez obtenido, se puede comenzar a explorar el mundo submarino.
Durante el verano, se puede bucear con botella de oxígeno en prácticamente todo el litoral español, donde abundan los clubes y las escuelas, aunque los ya iniciados suelen preferir en este tiempo la zona del mar Cantábrico y Galicia, menos accesible con el mal tiempo. El resto del año, lugares como Canarias, la Costa Brava y Murcia permiten al buceador enganchado a las inmersiones poder seguir disfrutando de ellas.
Normalmente, cada salida en barco organizada desde un club para bucear cuesta entre 25 y 35 euros, incluyendo el desplazamiento, los plomos y la botella de oxígeno y, en algunos casos, también el alquiler del equipo (traje, aletas, gafas y chaleco).
Durante el periodo de aprendizaje es imprescindible contar con el asesoramiento y la vigilancia de monitores. Los riesgos del submarinismo están muy controlados por la calidad del material y la preparación de aquellos que lo practican, pero deben ser tomados en cuenta.
Los aficionados a este deporte suelen hacer expediciones a otros países de forma conjunta para compartir gastos y explorar los diferentes paisajes marinos que ofrece el extranjero. Aunque el Mediterráneo posee gran variedad de especies de peces y plantas marinas, los submarinistas suelen marcharse a lugares más exóticos, donde se pueden sumergir para nadar junto a, por ejemplo, tiburones.
Los que tienen un poder adquisitivo alto se decantan habitualmente por cruceros especializados. Uno de los destinos más demandados para los iniciados al submarinismo sin demasiada experiencia es el Mar Rojo, un lugar muy atractivo y con poco peligro (hay viajes en crucero desde 1.500 euros por una semana). Existen una infinidad de agencias especializadas en este tipo de viajes, que ofrecen paquetes en los que se incluye el desplazamiento en avión, el alojamiento y todos los elementos necesarios para practicar el submarinismo.
Una de las modalidades de este deporte más de moda hoy es la fotografía submarina. Existe una amplia gama de equipos especialmente fabricados para hacer instantáneas del paisaje marino, con precios a partir de los 100 euros.
Además, en los últimos años se han creado muchos premios de sub-fot (como se conoce a esta disciplina fotográfica), que hacen que incluso se pueda conseguir una compensación económica por esta actividad.
Fuente: eleconomista.es

Subscribe to seamarazul

 

DireWeb.com - El Directorio Web y Buscador Unión de Bloggers Hispanos Comunidad Blog Hispano Creative Commons License TopOfBlogsBuzzear (ES)
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Seamarazul ©Copyright 2007 | Plantilla Blogger | Retocada por Seamarazul